viernes, 25 de abril de 2014

40 Aniversario de la Revolución de los Claveles


Hoy se cumplen 40 de la Revolución de los Claveles, que el 25 de abril de 1974 cambió la historia de nuestros hermanos portugueses.
El 25 de abril puso fin a medio siglo de gobierno autoritario en Portugal -primero con de Oliveira Salazar y después con su discípulo Marcel Caetano-, acabó con las guerras coloniales portuguesas en África, y dio pie al último experimento socialista en Europa.
 
La Revolución de los Claveles influyó también de forma muy significativa en el final del franquismo en España, pues enseñó a los partidarios del Régimen que un franquismo sin Franco no era posible, y que para España, y también para sus propios intereses, siempre sería mejor una Transición pacífica y pactada a la Democracia que cualquier veleidad continuista, ya que, si no aceptaban compartir el poder, se arriesgaban a un proceso de desestabilización de consecuencias imprevisibles.
 
Además, en el ámbito internacional la Revolución de los Claveles enseñó a los EEUU que los gobiernos autoritarios que actuaban como gendarmes de sus intereses estratégicos no siempre eran la mejor opción, sino más bien lo contrario.
 
Por último, el 25 de abril también enseñó al gobierno americano que las descolonizaciones abruptas conllevaban, en el contexto de la Guerra Fría, un riesgo para sus intereses y una oportunidad para la Unión Soviética (Angola, Mozambique...), lo cual, a la postre, perjudicaría de manera dramática al Pueblo Saharaui y daría argumentos a Washington para apoyar la entrega del Sáhara Occidental a Marruecos en aras de la Realpolitik.
 
Pero más allá del comentario, a la gente de mi generación siempre nos quedará el recuerdo y la mística de esa revolución tan próxima y tan entrañable que le puso color a nuestra infancia y adolescencia, de esas imágenes de los carros de combate recorriendo Lisboa camino do Terreiro do Paço que se paraban en los semáforos en rojo, y de las palabras del capitan Salguiero Maia a la tropa en la madrugada del 25 de abril de 1974 en el patio de la Escuela Práctica de Caballería de Santarém poco antes de salir camino de Lisboa:

"Señores míos, como todos saben, hay diversas modalidades de Estado. Los estados sociales, los corporativos y el estado al que hemos llegado. Así, en esta noche solemne, vamos a acabar con el estado al que hemos llegado. De forma que, quien quiera venir conmigo, vamos para Lisboa y acabemos con esto. Quien sea voluntario, que salga y forme. Quien no quiera salir, se queda aquí".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Recuperación económica: ¿pero cómo será?



En los últimos meses la clase política y los medios de comunicación están empezando a hablar de la aparición de signos de recuperación en la economía española, que aparentemente podrían indicar que por fin estamos empezando a salir de la crisis.

Sin embargo, más allá de la utilización partidista de estos indicios por unos y por otros desde el punto de vista político (para el Gobierno esto se está produciendo gracias exclusivamente a su política, y es el inicio de un futuro de bonanza y prosperidad; para las diversas Fuerzas de Izquierda supone la constatación de que el Ejecutivo se ha vendido a los Mercados, la Banca, Bruselas y los Lobbies, etc.), los ciudadanos cuestionan hasta qué punto esta recuperación es real, y si será lo suficientemente vigorosa para que regresen los niveles de prosperidad y empleo que disfrutábamos hasta hace unos años.



En este sentido, los españoles se plantean en concreto una serie de preguntas específicas cuando se les habla de recuperación económica, a saber:
- ¿Es verdad que está llegando la recuperación económica?
- ¿Se va a reducir por fin el paro? ¿Van a subir los salarios a partir de ahora?
- ¿Se van a terminar los recortes sociales?

Vamos a intentar dar una respuesta a estas cuestiones para así tratar entender la situación en la que nos encontramos, de qué tipo de crisis estamos saliendo, y qué podemos esperar del futuro.