lunes, 25 de mayo de 2015

Diversidad de dones, un mismo Dios


LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS:


Hermanos:

Nadie puede decir: “Jesús es Señor”, si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común (...).

Porque, lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu.

Palabra de Dios.

(1 Cor 12, 3b-7, 12-13)









viernes, 15 de mayo de 2015

El Populismo y la Democracia



"La democracia sustituye el nombramiento hecho por una minoría corrompida por la elección hecha merced a una mayoría incompetente" (George Bernard Shaw).

Es descorazonador, pero los sistemas democráticos llevan en su alma el virus del populismo.

Las democracias contemporáneas han acostumbrado a los ciudadanos a que, cada vez que hay elecciones, sus representantes, o aquellos que aspiran a serlo, les ofrezcan el paraíso en la tierra sin aparente coste o esfuerzo alguno por su parte, tan solo a cambio de su voto, y que a la vez les amenacen con un eterno sufrimiento y crujir de dientes si acaso se les ocurriera votar al candidato equivocado (o sea, al contrincante político, que además suele presentarse como "el Enemigo" con mayúsculas).

Lo curioso es que cuando se produce este comportamiento, a los candidatos (salvo honrosas excepciones...) les da exactamente igual de qué elecciones se trate, porque sus mensajes suelen ser siempre los mismos, promesas vagas y demagógicas, que, además, explican de forma frívola y superficial, sin el más mínimo rigor, con un lenguaje primario, y con una profundidad digna del coeficiente intelectual de una ameba (y que me perdonen las amebas por la comparación).

Así, el repertorio está lleno de mucho pleno empleo, mucha bajada de impuestos, mucho gasto social, y mucha salida de la crisis, da igual que vayamos a elegir concejales y alcaldes, diputados autonómicos, enlaces sindicales, al presidente de la comunidad de vecinos, o al delegado de curso. Es lo mismo. Eso sí, todo ello se adereza con una continua explotación de la imagen del líder correspondiente, de la cara conocida del partido, de una manera rayana en el culto a la personalidad, aunque en realidad el personaje en cuestión no se presente para ser elegido concejal, ni alcalde, ni diputado autonómico.

Y por si fuera poco, a los políticos, las más de las veces, las promesas incumplidas y las mentiras electorales les salen completamente gratis una vez que han salido elegidos. Porque desgraciadamente los votantes tenemos muy poca memoria, y además la que tenemos está distorsionada por un extraño sentimiento tribal rayano con la irracionalidad. Ese sentimiento nos lleva a que el amor que profesamos por las siglas de nuestro corazón (tanto da que sean rojas o azules) solo sea comparable por el odio visceral y cerril que sentimos por las siglas del rival político (tanto da que sean azules o rojas), a quien jamás escucharemos, en quien nunca confiaremos, y al que de ninguna manera otorgaremos el beneficio de la duda.

Nuestros políticos son como Pinocho, y mienten de forma compulsiva mientras su nariz crece y crece. Pero nosotros los votantes somos como las ovejas de Babe el Cerdito Valiente, que estaban tan absolutamente convencidas de que los perros ovejeros eran en realidad sanguinarios lobos asesinos que nada ni nadie las podría hacer pensar lo contrario, y en consecuencia toda su vida se limitaban a dejarse arrastrar por el rebaño.


 


miércoles, 13 de mayo de 2015

Diario de un español golpeado por la crisis



El Lazarillo de Tormes (1554)
Como a veces es difícil expresar con palabras lo que los españoles estamos viviendo debido a la crisis y a la corrupción política que sufre el país, aquí va la conversación que dos amigos tuvieron hace unos días cuando se encontraron en la calle después de un tiempo sin verse, que probablemente ayudará a más de uno a entender cómo son realmente las cosas:



A: Killo. ¿Estás currando?

X: Que va tío. Estos políticos sinvergüenzas tienen la culpa de todo. Nos tienen en la miseria.

A: ¿Y cómo lo llevas?

X: Pues mal, estoy cobrando la ayuda familiar.

A: ¿La ayuda familiar? ¡Vaya miseria! Así no se puede vivir...

X: Pues sí tío. Y gracias que hago unos trabajillos en negro y tengo algo más de ingresos.


A: ¡Hostias! Pues yo necesito reformar mi cuarto de baño. ¿Tú podrías?


X: Sin problemas. Además, te Cobraré muy barato. Sin facturas y sin IVA. Solo tienes que pagarme al contado.
 
A: De lujo. Pues iré a pedir el permiso de obra al Ayuntamiento.

X: Ni se te ocurra. Yo trabajo en negro. Además, ¿quién se va a enterar? Yo la reforma te la hago en un par de días. Cuando te denuncien ya habré terminado.


A: ah. Pues muy buen. ¿Podrías empezar esta semana?

X: Ufff... Imposible. Me voy de viaje con los niños a Disneyland París. Regalo de comunión. La próxima semana sin problemas.

A: Ah vale. ¿Te viene bien de tarde?

X: Por la tarde fatal. Los niños salen del colegio a las 17:00 y tengo que recogerlos para llevarlos al fútbol.

A: ¿salen del colegio a las 17:00?

X: Si. Como tengo pocos ingresos la Junta me subvenciona el comedor y las actividades extraescolares.

A: ¡Joder, qué bien! Por cierto, ¿furgoneta nueva?

X: si tío. Tiene una semana. La utilizo para los trabajitos en negro.

A: Ya. ¿Y cómo la has financiado?

X: La pagué al contado. Yo no puedo financiarla con mis ingresos. La puse a nombre de mi padre que tiene una minusvalía y me hicieron un gran descuento. Y como es minusválido no pago el impuesto de circulación.

A: Vaya. Qué chollo... Por cierto. ¿Y qué haces por aquí. ¿Tú no vives al otro lado de la ciudad?

X: Sí, pero tengo a la peque en esta Guardería. Nos gustaba mucho más. Tienen más actividades y ésta es mejor zona.

A: ¿Y cómo has conseguido que entre en esta guardería?

X: Pues es que mis suegros viven en esta calle y mi mujer está empadronada con ellos. Gracias a eso nos dieron muchos puntos.

A: ¿Tu mujer está empadronada con ellos? Pero vosotros estáis viviendo juntos, ¿no?

X: Si tío. Pero como no estamos casados nos venía bien para que mi mujer cobrara una ayuda de madre soltera y, de paso, para los puntos de la guardería.

A: Vaya. Pues menos mal que tu mujer tiene esa ayuda. Si no, no sé como podríais llegar a fin de mes.

X: Pues si tío. Y encima ahora se le acaba el PER.

A: ¿Ella está cobrando el PER? ¿Ha trabajado en el campo?

X: ¡Qué va! Ella no tiene ni idea de trabajar en el campo. Lo que pasa es que tenemos un conocido que tiene una finca rústica, y, como sabe que estamos en paro y tenemos tres niños, nos hizo el favor y le firmó a mi mujer un contrato de seis meses. Solo tuvimos que pagarle la seguridad social y un regalito que le hicimos. De esa forma a mi mujer le correspondía un año de PER.

A: ¡Vaya suerte! Venga, te invito a una cerveza.

X: Que va. Me voy corriendo. Voy al cine con la familia.

A: ¿Al cine? Pero hoy no es el día del espectador. Te va a salir caro.

X: ¡Qué va! Con el carnet de familia numerosa y el de minusvalía de mi padre (tapándole con el dedo la foto) me cuesta tirado de precio las entradas. Nosotros venimos casi todas las semanas.

A: ¡Qué bien! Por cierto. Me acabo de acordar de que mi cuñado ha montado una empresa de construcción. Si quieres puedo hablar con él y que te consiga un contrato de seis meses. No es mucho, pero al menos metes la cabeza en la empresa. ¿Y quién sabe? A lo mejor te acaba haciendo un contrato indefinido. Tú eres un currante muy bueno.

X: Ufff... Qué va tío... Por seis meses no me merece la pena. Además, perdería el derecho a las ayudas. Te lo agradezco pero no me arriesgo.

A: Bueno. Sin problemas. Era mirando por ti... Por cierto, Mira lo que está saliendo en la tele. ¡Otro caso de corrupción política!

X: ¡Qué asco! ¡Si es que estos políticos son unos corruptos y sinvergüenzas! ¡Se aprovechan de nosotros y tienen al país en la ruina! ¡Aprovechan cualquier resquicio para sacarnos el dinero y estafarnos! ¡Deberían de estar todos en la cárcel!

(Anónimo difundido por la red que recientemente me envió mi primo y buen amigo David)