sábado, 31 de octubre de 2015

Sáhara Occidental: 40 años de espera

   Hace ahora 40 años, en noviembre de 1975, el mundo andaba bastante revuelto, y los medios de comunicación reflejaban una actualidad variopinta y a la vez convulsa.

Así, en el plano internacional el mes fue prolijo en noticias:

  • El 2 de noviembre fallece el cineasta italiano Pier Paolo Pasolini.
  • El 6 de noviembre se produce un golpe de estado en Bangla Desh.
  • El 11 de noviembre Angola proclama su independencia de Portugal.
  • El 14 de noviembre Steve Harris crea la banda de heavy metal “Iron Maiden”.
  • El 29 de noviembre Indonesia invade Timor Oriental.

Mientras tanto, en España los periódicos daban también cuenta de todo tipo de información de diversa índole:
  • El 3 de noviembre mueren 27 mineros en una explosión ocurrida en una mina de carbón en Berga (Barcelona), mientras que otros 6 resultan heridos.
  • El 5 de noviembre Televisión Española emite la película "Underworld USA", dirigida por Samuel Fuller en 1961 y protagonizada por Cliff Robertson.
  • El 6 de noviembre se estrena en Madrid la versión española del musical de Andrew Lloyd Webber “Jesucristo Superstar”.
  • El 20 de noviembre muere Francisco Franco.
  • El 22 de noviembre Juan Carlos I es proclamado Rey de España.

Pero mientras todo esto ocurría en el mundo y en España, el destino del pueblo saharaui y del Sáhara Occidental, el territorio que una vez fue la 53ª provincia española, se perdía irremisiblemente en los vericuetos de la Guerra Fría y veía así frustrado su acceso a la plena independencia debido a la traición de uno, las ambiciones de algunos, los manejos turbios y corruptos de otros, y la cobardía de muchos:
  • El 2 de noviembre el entonces príncipe Juan Carlos, jefe es estado en funciones por la agonía de Franco, visita por sorpresa el Sáhara Occidental y en un acto castrense en el Casino Militar de El Aaiún declara que "España no dará un paso atrás, cumplirá todos sus compromisos, respetará el derecho de los saharauis a ser libres", para seguidamente afirmar: "No dudéis que vuestro comandante en jefe estará aquí, con todos vosotros, en cuanto suene el primer disparo".
  • El 6 de noviembre se produce, oficialmente, la invasión de Marruecos del Sáhara Occidental, la denominada “Marcha Verde”.
  • El 9 de noviembre Hassan II da por conseguidos sus objetivos en el Sáhara Occidental y, mientras espera que se abran conversaciones oficiales con España, se aviene a retirar la Marcha Verde hasta Tarfaya, en el lado marroquí de la frontera internacional del territorio. Ese mismo día Argelia retira a su embajador en Rabat en protesta por la invasión del Sáhara.
  • El 12 de noviembre se inicia bajo los auspicios de los Estados Unidos la Conferencia de Madrid, en la que España, Marruecos y Mauritania negocian el futuro del Sáhara Occidental y el destino del pueblo saharaui de espaldas a la ONU y en flagrante violación tanto del Derecho Internacional como del Ordenamiento Jurídico español. 
  • El 14 de noviembre se firman los “Acuerdos de Madrid” mediante los cuales España entrega el Sáhara Occidental a Marruecos y Mauritania para que se lo repartan.

Ahora, 40 años después de aquel mes de noviembre de 1975, tres cuartas partes del Sáhara Occidental siguen ocupadas ilegalmente por Marruecos, que en estas cuatro décadas ha desarrollado una persecución despiadada del pueblo saharaui, ha esquilmado sus recursos naturales, y ha asentado en el país a miles de colonos marroquíes con la intención convertir a los saharauis en extranjeros en su propia tierra.

Y mientras todo esto ocurría, los saharauis ponían sus esperanzas en que la Comunidad Internacional hiciera frente a la invasión marroquí, y en que la ONU, las grandes potencias del mundo, y España como potencia administradora de iure del Sáhara Occidental cumplieran con sus responsabilidades y propiciaran que el Sáhara Occidental fuera por fin libre e independiente.

Sin embargo nada de esto ha ocurrido, y a los saharauis solo les quedan dos alternativas. Pueden seguir esperando (¿durante otros 40 años quizá?) una solución diplomática que probablemente nunca llegará. O, por el contrario, pueden dar por superada de una vez esa espera pasiva a que el fin de la ocupación ilegal de su tierra por Marruecos llegue de la mano de otros, pueden pasar página, pueden volver a ser los actores de su propio destino, y pueden empezar a recorrer por si mismos, con todos los medios posibles a su alcance, el camino hacia la libertad y la plena independencia de la República Saharaui.

Aunque también pueden optar por esperar a que el hoy rey emérito Juan Carlos I cumpla su promesa del 2 de noviembre de 1975 y vuelva a El Aaiún dado que, desde entonces, algún que otro tiro sí que ha sonado en el Sáhara Occidental...



  

lunes, 26 de octubre de 2015

¿La Rusia del siglo XXI?




Un pope en el Monasterio de la Trinidad y San Sergio, en Sérguiev Posad (Federación Rusa): ¿el icono de la Rusia del siglo XXI?.

Fotografía tomada en agosto de 2015.


viernes, 23 de octubre de 2015

Quien salva una vida salva al mundo entero


 
   "Quien salva una vida salva al mundo entero" (Talmud)

 
En la tradición judía se denomina Noájida (del hebreo בני נח, “ben Noaj”), a aquel que, aun no siendo judío, y sean cuales sean sus creencias, es reconocido como fiel y venerador de Dios porque cumple los siete mandamientos que la Torá establece para todos los hombres, porque es temeroso de Dios. Cuando esto ocurre, la persona es considerada gentil justo o justo entre las naciones (en hebreo, “Jasidei Umot ha-Olam”) y entonces, según la religión judía, será merecedor de una recompensa divina.
 
Según la Halajá (en hebreo הלכה), que es la recopilación de las principales leyes judías, los siete preceptos divinos que deben ser observados por los no judíos para ser considerados justo entre las naciones son los siguientes:

     1. No adorar falsas deidades y reconocer que hay un solo Dios

     2. No blasfemar en contra de Dios

     3. Apoyar los tribunales de Justicia que garanticen el respeto de la moral pública

     4. No matar violentamente a ningún otro ser humano

     5. No robar

     6. No tener relaciones sexuales ilícitas

     7. No comer animales vivos
 
En estos tiempos de ataques terroristas contra civiles inocentes, tiempos de dolor y sufrimiento para nuestros hermanos judíos, hay que estar más que nunca a su lado y, por tanto, apoyar inequívocamente al Estado de Israel.