jueves, 23 de febrero de 2017

Invierno en Gredos


   Invierno en Gredos, provincia de Ávila (Castilla y León - ESPAÑA)

Fotografías tomadas en febrero de 2017.



Gredos desde el Pinar de Navarredonda


La Peña Histórica del Pinar de Navarredonda (Gredos)


Torrente






miércoles, 22 de febrero de 2017

Vasili Grossman: la verdad



   "La verdad es sólo una. No hay dos verdades.

Sin verdad, o bien con fragmentos, con una pequeña parte de la verdad, con una verdad sesgada y posada, es difícil vivir. Una verdad parcial no es una verdad.

Dejemos que en esta maravillosa y silenciosa noche reine en el alma la verdad, sin máscaras. Restituyamos a los hombres, por esta noche, la bondad, la grandeza de sus duras jornadas de trabajo..."

Del capítulo 18 de la TERCERA PARTE de "Vida y destino", de Vasili Grossman, (1905-1964).


----------------------------------------------------


La vida es un camino que siempre empezamos a recorrer con una ilusión naif, llenos de sueños y de proyectos, creyéndonos especiales y dotados de una capacidad absoluta para alcanzar cualquier meta que nos propongamos. La existencia entonces se nos aparece como una página en blanco lista para que empecemos a escribirla, porque todo parece posible, y todo está al alcance de la mano con solo desearlo.

Pero luego el tiempo pasa, y la realidad paulatinamente nos va domesticando. Y comienza un proceso inexorable de aclimatación a las circunstancias, y tenemos que aprender a convivir con los miedos, los condicionantes, los fracasos, las convenciones, los chantajes y las obligaciones. La ilusión naif y los sueños se nos van secando poco a poco, y aunque parece que nos hemos hecho más adultos, más razonables y más sensatos, en realidad lo que ocurre es que nos hemos ido dejando jirones de alma por las esquinas, la hoja en blanco del principio se ve emborronada y llena de tachones, y los fantasmas de las personas y las oportunidades perdidas se nos aparecen a traición en cada esquina.

Entonces se llega a la encrucijada y hay que decidir cómo seguir.

Porque uno puede optar por instalarse en la autocompasión estéril, añorar el tiempo perdido, anhelar los sueños frustrados, y pasarse el día sumergido en la fantasía cruel de lo que pudo ser y no fue.

Pero también uno puede hacerle frente a la realidad, aprender a convivir con la mediocridad, mirar con indulgencia tanto a los otros y como a uno mismo, hacer todo lo posible por disfrutar lo bueno que a pesar de todo nos ofrece la vida, y así aceptar con deportividad la auténtica verdad de las cosas...