lunes, 30 de enero de 2017

Trump, CEO de USA Corporation


   El inicio de la presidencia de Donald Trump nos está enseñando algunas cosas interesantes de lo que se nos puede venir encima durante su mandato al frente de los Estados Unidos.

Trump está tomando decisiones a golpe de Orden Ejecutiva, con una agilidad y una rotundidad que más parece el estilo de un Consejero Delegado de una empresa cotizada en Wall Street que el de un gobernante de un país occidental.

Trump está empezando a poner en práctica las promesas más controvertidas que realizó durante la campaña electoral, y ello para consternación de la cohorte de analistas políticos que daban por hecho que las promesas electorales se hacen para conseguir votos pero no para ser cumplidas, como pasa con la generalidad de los políticos de hoy en día.

Trump está desgranando su visión política a golpe de tuit, condensando en 140 caracteres sus ideas políticas mediante mensajes simplistas, planos, de trazo grueso, sin matices, mitineros y demagógicos, más apropiados para un reality show que para la presidencia del país más poderoso de la tierra, pero muy en línea con la tendencia del mundo en el que nos ha tocado vivir, en el que un trending topic tiene más valor que cualquier análisis fundamentado, por muy profundo y riguroso que sea.

Hasta ahora, y aunque solo lleva semanas siendo Presidente de los Estados Unidos, Trump ha actuado contra los derechos de los más desfavorecidos en materia sanitaria, contra las políticas de protección del medio ambiente, contra la inmigración, contra México, contra los musulmanes, contra el libre comercio, y contra la globalización, Muchas decisiones reactivas para un periodo tan corto de tiempo...

Sin embargo más allá de que sepamos que añora la vuelta de la América de los Años 50 del siglo pasado, más allá de que seamos conscientes de que sueña con una América wasp, de gomina y tupé, de Western, dibujos animados de Walt Disney y comics de Marvel, ¿Alguien sabe qué mundo quiere construir Donald Trump? ¿Alguien tiene idea de en qué consiste su visión política para los próximos cuatro años?

Estoy dispuesto a aceptar el hecho de que Donald Trump considere que se debe en primer lugar a los ciudadanos norteamericanos que le dieron su voto, gracias a los cuales hoy en día es Presidente de los Estados Unidos de América, y a que por tanto quiera cumplir sus promesas electorales.

Sin embargo, si su política se limita a desmontar la de su predecesor y no es capaz de poner encima de la mesa propuestas que ofrecer a los ciudadanos, entonces Donald Trump no se estará comportando como un político al uso, ni tampoco como el gran ejecutivo con capacidad de resolución de los problemas y estilo directo destinado a regenerar la vida pública con las formas y el lenguaje de la empresa privada, sino que más bien nos estará descubriendo que es pura y simplemente un demagogo sin ideas, un mono con pistola al que el azar le ha regalado el Despacho Oval de la Casa Blanca...


No hay comentarios:

Publicar un comentario