martes, 14 de noviembre de 2017

El valor de hacer las cosas



 El esforzado oficio del que ejecuta lo que le piden, el valor de hacer las cosas...



" (...) Porque si va á decir verdad no hace menos el soldado que pone en ejecucion lo que su capitan le manda, que el mismo capitan que se lo ordena. Quiero decir que los religiosos con toda paz y sosiego piden al cielo el bien de la tierra; pero los soldados y caballeros ponemos en ejecucion lo que el los piden, defendiéndola con el valor de nuestros brazos y filo de nuestras espadas; no debajo de cubierta, sino al ciclo abierto, puestos por blanco de los insufribles rayos del sol en el verano, y de los erizados hielos del invierno. Asi que somos ministros de Dios en la tierra, y brazos por quien se ejecuta en ella su justicia. Y como las cosas de la guerra y las á ellas tocantes y concernientes no se pueden poner en ejecucion sino sudando, afanando y trabajando excesivamente, síguese que aquellos que la profesan tienen sin duda mayor trabajo que aquellos que en sosegada paz y reposo están rogando á Dios favorezca á los que poco pueden. No quiero yo decir ni me pasa por pensamiento que es tan buen estado el de caballero andante como el del encerrado religioso; solo quiero inferir por lo que yo padezco, que sin duda es mas trabajoso y mas aporreado y mas hambriento y sediento, miserable, roto y piojoso, porque no hay duda sino que los caballeros andantes pasados pasaron mucha mala ventura en el discurso de su vida. Y si algunos subieron á ser emperadores por el valor de su brazo, á fe que les costó buen porqué de su sangre y de su sudor: y que si á los que á tal grado subieron les faltaran encantadores y sabios que los ayudaran, que ellos quedaran bien defraudados de sus deseos y bien engañados de sus esperanzas. (...)"

Extraído del CAPÍTULO XIII de la PRIMERA PARTE de "DON QUIJOTE DE LA MANCHA", de MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA


domingo, 12 de noviembre de 2017

Señales de tráfico árabes


Los países a veces se diferencian por las señales de tráfico que se usan en ellos.

Aquí tenemos algunos ejemplos de señales árabes, concretamente de Emiratos Árabes Unidos:























(Fotografías tomadas en noviembre de 2017).

viernes, 3 de noviembre de 2017

España, Cataluña y la Leyenda Negra.




A lo largo de la historia siempre ha habido en el mundo naciones que han resultado naturalmente simpáticas, mientras que otras han cargado con el sambenito de caer mal.

No es fácil explicar por qué ocurre esto, y todavía lo es menos determinar cómo solucionarlo, pero el país que tiene la desgracia de ser impopular tendrá que aprender a vivir con la desventaja de quedar expuesto a la incomprensión y la crítica, y, lo que es peor, cualquiera que sea la estrategia que adopte para remediarlo, las más de las veces sus acciones probablemente sólo cosecharán más incomprensión y más crítica.

Sin embargo, y aunque no siempre esté claro qué hace que unos países caigan simpáticos y otros no, hay algunos rasgos recurrentes a la hora de resultar antipático en el ámbito internacional.

Así, por un lado está el hecho de ser percibido como un ente fuerte y poderoso que se enfrenta a otros más débiles mediante el uso de la fuerza. Los países poderosos caen mal por el mero hecho de serlo, mientras que los débiles resultan siempre más simpáticos. Es, a fin de cuentas, el resultado conjunto de la envidia y de la aplicación a las relaciones internacionales del mito de David contra Goliat.

Otra cuestión que influye a la hora de atribuirle a un país la condición de bueno o de malo es el cómo se relaciona con los movimientos centrífugos que surgen en su seno, tales como regionalismos, nacionalismos sin estado propio, grupos insurgentes, movimientos de liberación, guerrillas y similares. Porque en la sociedad actual, embebida del concepto de Estado-Nación del Romanticismo político del siglo XIX y de un buenismo casi naif y simplista, los regionalismos, los nacionalismos sin estado propio, los grupos insurgentes, los movimientos de liberación y las guerrillas tienden por defecto a caer bien, porque se les identifica con el heroísmo y el ansia de libertad, mientras que quienes se les oponen y defienden el orden jurídico establecido suelen ser considerados reaccionarios y opresores. Y esto se acentúa cuando los movimientos centrífugos aparecen en el país de al lado y no en el propio, porque entonces verles con simpatía sale esencialmente gratis. Por el contrario, cuando los movimientos centrífugos son un problema doméstico y nos impactan en primera persona, entonces la cosa empieza a cambiar y ya no resultan tan simpáticos…

Y en tercer lugar entra en juego la cuestión de la continuidad temporal, porque si la evaluación de un país es negativa, además es consistente a lo largo del tiempo, y encima está instrumentalizada por alguien en beneficio propio, lo que empieza siendo mera impopularidad puede llegar a convertirse en "Leyenda Negra", y entonces casi cualquier acusación que se formule contra un país parecerá verosímil, y cualquier barbaridad que se le atribuya resultará creíble.

En España sabemos bastante de Leyendas Negras, y a lo largo de nuestra historia hemos sufrido sus efectos. Baste recordar algunos ejemplos:

- La mentira pergeñada por los protestantes holandeses a finales del siglo XVI según la cual la muerte del primogénito de Felipe II, el príncipe Carlos, habría sido el resultado de una orden de su sádico progenitor, cuando en realidad el joven era un pobre desequilibrado que amargó la vida al rey, y que llegó incluso a conspirar contra su propio padre para usurparle la corona.
- La falacia según la cual el descubrimiento y conquista de América por parte de España fue un cruel genocidio que exterminó a los pueblos precolombinos, cuando en realidad la labor colonizadora desarrollada durante más de trescientos años se caracterizó por unas altas cotas de respeto y protección de los indígenas, sobre todo para los estándares de la época. Pruebas de ello son, de una parte, la pervivencia hoy en día de amplias comunidades indias en aquellos países que un día colonizaron los españoles, como por ejemplo en México, Perú o Bolivia (mientras que en naciones que fueron colonias inglesas o francesas, como los Estados Unidos, Canadá o Australia, los aborígenes fueron diezmados, cuando no simplemente exterminados), y de otra el evidente mestizaje que se observa en esos países, que contrasta con la segregación y discriminación raciales endémicas en las antiguas colonias inglesas o francesas.

Por todo ello resulta descorazonador y frustrante observar cómo en los últimos tiempos nuestro país, a cuenta de la crisis política en la que estamos inmersos como consecuencia del embate secesionista en Cataluña, esté siendo de nuevo víctima de valoraciones superficiales, sesgadas, simplistas e injustas en el ámbito internacional. Ejemplos:

- la lucha de los secesionistas catalanes se presenta como noble y altruista cuando en realidad es un puro golpe de estado contra el orden constitucional.
- el uso por parte del gobierno de la nación de los instrumentos del Estado de derecho se intenta mostrar como actos de represión contra el pueblo catalán oprimido.
- Lo que en realidad es un deseo egoísta de una parte de la gente que vive en Cataluña de separarse del resto de España mediante la fractura de la soberanía nacional del conjunto del pueblo español se maquilla como la expresión de la voluntad democrática de una nación finisecular como lo sería la catalana.

¿Pero es que acaso, por ejemplo, la opinión pública francesa vería un proceso secesionista en Córcega o en Bretaña con la misma simpatía que ha demostrado por el desarrollado en Cataluña?

¿Y por qué Bélgica no fue tan comprensiva con el hecho de que tras la II Guerra Mundial el gobierno español diera cobijo a los líderes rexistas valones como lo es ahora con que Carles Puigdemont juegue a ser presidente de la Generalidad en el exilio desde Bruselas mientras da ruedas de prensa en las que difama y denigra a España?

¿O es que la administración norteamericana practicaría la contención en el uso de la fuerza que pidió a España tras el referéndum trampa del 1 de octubre en Cataluña si, por ejemplo, los hispanos de Florida, Nuevo México o California intentaran imponer un referéndum de autodeterminación en  alguno de esos estados con el propósito de que se convertirán en repúblicas independientes?

Sin embargo no podemos quedarnos solo en el lamento pasivo y fatalista ante esta nueva edición de la "Leyenda Negra". Nuestro deber, colectivamente en tanto sociedad, pero sobre todo individualmente en nuestra condición de ciudadanos, es explicarle al mundo en qué consiste verdaderamente el secesionismo golpista que sufrimos en Cataluña, y difundir hasta qué punto su proyecto politico aspira en realidad a implantar un verdadero apartheid lingüístico  y cultural que convertiría a los catalanes que tienen al castellano como primera lengua y que se sienten españoles en ciudadanos de segunda en su propia tierra, en los parias de una hipotética república catalana independiente que, si alguna vez triunfara, a buen seguro los condenaría a la asimilación o el exilio.




viernes, 27 de octubre de 2017

El artículo 155 de la Constitución Española



Constitución española de 1978


Título VIII. De la Organización Territorial del Estado


Capítulo tercero. De las Comunidades Autónomas


Artículo 155

1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.


---------------------------------------



En este otoño de 2017 a los secesionistas catalanes se les ha desmontado por fin el disfraz de pacifistas democráticos, y la comunidad internacional ha descubierto que en realidad no son otra cosa que un atajo de totalitarios que propugnan un nacionalismo tribal y excluyente y una limpieza étnico-cultural en toda regla, como ya pasó en Alemania en los años 30, en la Rusia Soviética en los años 40 y 50, o en los Balcanes en los años 90 del siglo XX.

Semejante grado de sectarismo solo se había vivido en España en época contemporánea en los años 80 del siglo pasado, cuando las cosas en el País Vasco estaban en su peor momento, ETA y la violencia social de sus cómplices abertzales alcanzaban su apogeo, y tuvimos que sufrir años con 100 asesinados víctimas del terrorismo y miles de exiliados vascos huyendo al resto de España. Porque si hubiera que resumir en una frase el fenómeno al que estamos asistiendo es que se trata de la absoluta batasunización de Cataluña.

La pregunta ahora es qué hacer cuando pase la tormenta y se frustre el proceso de secesión. Porque esto no se arregla solo con parar el golpe.

Y la respuesta es que hay que desmontar piedra a piedra la construcción secesionista en Cataluña, pero también en el País Vasco y Navarra, de los últimos 40 años, y eso pasa por una reforma constitucional en la que la educación y el orden público pasen a incluirse en el artículo 149 de la Constitución Española como competencias exclusivas e intransferibles del Estado Central, y por la que se dote al Estado de instrumentos ágiles y contundentes para acabar con la deslealtad de las administraciones local y autonómica contra la Nación en cuanto ésta se produzca.

De todas formas, y aunque sea de manera colateral, este proceso también está teniendo alguna consecuencia positiva. Porque el golpe de estado de los secesionistas catalanes está sirviendo para desenmascarar definitivamente a los paniaguados que llevan años escondiéndose tras una supuesta neutralidad equidistante a medio camino entre los que quieren trocear España y aquellos que la defienden.

Y es que algunos, con tal de salvar sus opciones electorales en Comunidades Autónomas afectadas por tensiones centrífugas, han estado dispuestos a todo, incluso a pastelear con el secesionismo, hasta el extremo aceptar que la Constitución se convirtiera en una norma vacía de contenido y operatividad, que la soberanía nacional se diluyera (hay quien llegó a decir que "la Nación es un concepto discutido y discutible…"), y que algunas autonomías se constituyeran de facto en algo así como estados libres asociados tan solo unidos al Estado por la política exterior y la defensa, queriendo hacer de España una entidad fallida vacía de contenido al estilo de lo que fue el Imperio Austrohúngaro o de lo que hoy día es Bélgica.

Por todo ello, la etapa política que se abre en España con la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña no es un problema ni una tragedia, sino todo lo contrario: es una oportunidad, quizá la última, para revertir 40 años de desguace del Estado y empezar a construir una nueva España fuerte y sin complejos.


domingo, 15 de octubre de 2017

Cervezas de Tailandia


   Los países también se conocen por lo que se bebe en ellos.

   Cervezas de Tailandia...




 (Fotografías tomadas en agosto de 2017).

sábado, 14 de octubre de 2017

Día de la Hispanidad



   12 de octubre de 2017: 

  • Día de la Hispanidad, 
  • Día de la Raza, 
  • Columbus Day, 
  • Fiesta Nacional de España. 


Los Tercios desfilan de nuevo en Madrid...






Brindis de los Tercios


¡Por España, y el que quiera

defenderla, honrado muera;

y el que, traidor, la abandone,

no tenga quien le perdona,

ni en tierra santa cobijo,

ni una cruz en sus despojos,

ni las manos de un buen hijo

para cerrarle los ojos!


Fragmento de la obra de teatro "En Flandes se ha puesto el sol", obra original de Eduardo Marquina (1879-1946)



martes, 10 de octubre de 2017

Independencia unilateral de Cataluña




   El presidente de la Generalidad Carles Puigdemont ha declarado la independencia de Cataluña, y a continuación ha pedido al Parlamento Autonómico que suspenda sus efectos.

Eso quiere decir que para Puigdemont la declaración de independencia ya es efectiva, porque sólo se puede suspender lo que previamente existe.

Así, siempre según Puigdemont, la independencia sólo dejaría de desplegar efectos cuándo y cómo el Parlamento de Cataluña lo decida, si es que lo decide.

Por tanto, para Puigdemont y la presidenta del Parlamento Autonómico, que no ha hecho nada para evitarlo, la declaración unilateral de independencia se ha consumado.

Ante esto al Gobierno de España sólo le queda tomar decisiones, por lo que de manera inmediata debe aplicar la Ley de Defensa Nacional en Cataluña, y, en paralelo, iniciar la activación del artículo 155 de la Constitución Española e intervenir la autonomía catalana.

A su vez, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado deben detener inmediatamente a Carles Puigdemont por la comisión de un delito consumado de sedición y ponerle a disposición judicial.